RENUNCIO A MI NACIONALIDAD CHILENA

Publié le par Collectif Mapuche

Yo, Ulises Hernán Urriola Urbina, nacido en Chile el 9 de enero de 1952, RUT 6.344.
800-1, refugiado político en Francia desde el 28 de noviembre de 1974, decido voluntariamente renunciar a mi nacionalidad y a mis derechos ciudadanos –ya conculcados por el estado chileno- por las razones que detallo a continuación:

1.- Nací  y me eduqué en una familia  que poseía valores éticos que tenían en alto la noción de justicia y de respeto a todos los ciudadanos del país. Con el pasar de los años ví, viví y terminé convenciéndome que esto era un mito y que el hecho de ser chileno era una quimera que no se correspondía a la realidad.

2.- La democracia y la libertad, conceptos tan manipulados y utilizados, de acuerdo a las conveniencias del poder económico y de intereses espurios, confirmaron mis dudas acerca de la veracidad de los propósitos mantenidos por la casta política y las instituciones del Estado que pretendían alinearnos alrededor de una golosina fácil de avalar.

3.- Tuve la suerte histórica de vivir y ser protagonista de un proceso inédito de transformaciones socio-económicas, culturales y políticas, condensadas en el gobierno de la Unidad Popular que durante 3 años prendió en las conciencias del pueblo chileno y que fue violentamente malograda por el golpe militar de Pinochet, que dio paso a un oscurantismo sin igual en la historia de Chile.

4.- Los casi 17 años de dictadura terminaron por abrir una brecha a la tan anhelada democracia. El dictador pasó, pero no la dictadura.. Un acuerdo pactado, una negociación entre las cúpulas, permitió que un civil ascendiera a la más alta magistratura de gobernante del país. 20 años transcurrieron de gobiernos denominados de la concertación, que solo administraron los intereses del neoliberalismo  en detrimento de los más vastos sectores sociales.

5.- La ilusión del cambio engatuzó a mucha gente, las desqpariciones forzadas y los asesinatos extra-judiciales parecían quedar atrás para dar lugar a una construcción democrática que nunca fue tal. Los 4 gobiernos de la “concertación” no solo no rompieron con la institucionalidad dictatorial, sino fomentaron y perfeccionaron las leyes que le permitían preservar y desarrollar un sistema profundamente injusto agudizando la desigualdad entre los chilenos.

6.- La discriminación racial y étnica se hizo mas elocuente en estos últimos 38 años y el yugo impuesto al Pueblo Nación Mapuche fue flagrante, acelerando su aniquilación como tal, a partir de los innumerables actos de avasallamiento y de expoliación de sus tierras y de sus recursos naturales, contrario a toda norma internacional de reconocimiento de los pueblos originarios y particularmente, en oposición al convenio 169 de la OIT.

7.- Los gobiernos de esa supuesta “democracia”  que obnubiló el mundo con sus resultados macro-económicos que llegaron a propulsar Chile como miembro de la OCDE, no dan cuenta de la máxima inequidad que reina en la sociedad chilena, ni menos aún de la marginalización y la persecución política desatada contra los Mapuche, en especial, aquellos que luchan por la recuperación de sus tierras ancestrales que les fueron arrebatadas.

8.- El tristemente célebre proceso de Cañete, que condenó a 4 comuneros  a penas de 25 y 20 años, porque reivindicaban sus derechos inalienables, grafica extensamente la voluntad del gobierno chileno y sus acólitos en la mal llamada Justicia. Los peñis han sido juzgados 4 veces, de las cuales han sido absueltos por la Corte Marcial de Valdivia y la Corte de Apelaciones de Concepción. Después que la Corte Suprema acogiera la demanda de nulidad del juicio por los defensores de los comuneros, emitió un veredicto contradictorio y profundamente enraizado en una posición política pro-gubernamental, ejercida por los querellantes del ministerio del interior y de las forestales, en neta parcialidad.

Señor Piñera y equipo gubernamental, esta es la gota que rebalsó el vaso. Cuando los 34 comuneros realizaban una huelga de hambre entre el 12 de julio y el 8 de octubre de 2010, ustedes nada dijeron. En cambio, estaban exportando las imágenes de la proeza de los mineros atrapados a mas de 600 metros de profundidad. Cuando usted vino a Francia a la Escuela de Ciencias Políticas lo encaramos directamente y usted debe acordarse de su cambio de actitud. Después de hablar un fluido francés opto por hablar en chileno, se sintió nerviosito!
Estas farsas que el gobierno de Chile lleva adelante como si fuera una necesidad, me dan asco y ganas de vomitar. Es por eso que opté por deshacerme de este fardo “patriótico” renunciando a mi nacionalidad  de un paisito mediocre, lleno de fantasías y sobre todo de mentiras, que no sólo oprime a sus ciudadanos, sino también engaña al planeta entero.

Para mí, ser chileno me avergüenza, y es tanto que no puedo soportar un minuto mas de sentirme “cómplice” de un estado de oprobio. Renuncio solemnemente a mi condición de ciudadano chileno para no salpicarme de mierda!

Espero que con mi gesto muchas personas meditarán sobre el alcance de mi decisión y que despertará en ellas el justo derecho de rebeldía frente a la ignominia. El combate continúa y estaré siempre al lado y al frente de los que necesitan justicia y libertad.

Ulises Urriola, ex chileno

París, el 9 de junio 2011

Publié dans Communiqués

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article